• White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

Progreso...¿o retraso?

January 7, 2011

Toda acción humana de envergadura sobre el medio ambiente natural, supone un impacto…pero a qué precio?

 

 

Cuando hablamos de acciones a ejercer sobre el medioambiente, estamos tocando un tema muy delicado. El medioambiente es de todos, y por tanto tiene un alto valor de universalidad. El respeto al medio ambiente, del que tanto se habla, significa mucho más que acordarnos de no arrojar los residuos en la calle o separarlos según su composición. Significa “reconocer la realidad” y a partir de ella, contemplar las soluciones técnicas, económicas, sociales, culturales y hasta políticas, que siempre giran entorno a todo proyecto.

De eso se trata la sustentabilidad. Un proyecto sustentable sólo es posible cuando mantiene una estrecha relación entre medioambiente, economía y sociedad.

 

Frente a una inminente necesidad de intervención y transformación de un ambiente natural, siempre existen distintas alternativas, donde se deben contemplar propósitos múltiples. Pero en qué orden se plantean todas estas cuestiones en juego, frente al impacto de las condiciones económicas?.

 

La cascada del Arroyo Saladillo, hoy nos presenta la necesidad de una inminente toma de decisión que viene esperando ya casi 40 años.

 

Como sabemos, ésta es la última de siete cascadas que originalmente existían sobre el cauce del arroyo y que una a una, la erosión y en la mayoría de los casos, la mano del hombre, ha ido eliminando en pos de un proyecto particular (pista de canotaje, etc.).  Fue desde siempre un paisaje destacado que hasta principios de siglo convocaba a las familias más adineradas de la región a veranear, y asentar sus fincas sobre sus orillas.  Con el tiempo, diversas instalaciones de triperías y frigoríficos sin el debido control, sumado a otras cuestiones, fueron deteriorando este ambiente natural tan valorado por esos días.

 

A pesar de que el Arroyo Saladillo se encuentra hoy en una situación ambiental “crítica”, por la degradación de sus aguas y sus riberas, existen innumerables estudios, planes y hasta leyes provinciales que lo evocan como patrimonio natural, ambiental y paisajístico de la provincia.  

 

Un claro ejemplo es el trabajo de investigación proporcionado por el CFI (Concejo Federal de Inversiones, dependiente de la prov. de Santa Fe, año 2007), donde en referencia a la cascada del Saladillo postula: “se sugiere la aplicación de un criterio particular, promoviendo su protección como paisaje protegido y se recomienda la prohibición de toda operación que pueda alterar significativamente sus características topográficas y/o ambientales”. Se sugieren además, los máximos grados de protección incluyéndola en alguna de las figuras propuestas por la ley provincial Nº 1.275 (Sistema Provincial de Áreas Naturales Protegidas).

 

Sin embargo, es el mismo estado provincial, el que recientemente ha presentado un proyecto donde no parece tenerse lo suficientemente en cuenta el impacto ambiental (existen diversos estudios de impacto negativo en flora y fauna y todavía no se han publicado los estudios hechos por el organismo promotor del proyecto), ni parecen haberse tenido en cuenta los factores socioculturales ya que existió demasiada desinformación a la hora de las obligatorias audiencias públicas que el Banco Mundial (prestatario del crédito) exige para cada proyecto de inversión.

 

El proyecto presentado recientemente por el Ministerio de Aguas, Recursos Naturales y Medio Ambiente de la provincia, determina una leve pendiente de hormigón por donde bajaría el agua, salvando el desnivel natural de más de 10 metros de altura y que hasta hoy provoca la cascada.  De esta manera, literalmente se perdería esta postal que desde hace décadas viene sufriendo distintas intervenciones hasta de dinamite en algunos de sus tramos, cuando se perdieron las grandes rocas que formaban parte del paisaje, por ejemplo.  

 

La cascada del Saladillo, icono y emblema de una vasta área de gran desarrollo productivo y cultural, determina hasta hoy, la identidad de tantas generaciones que pasamos una que otra tarde para observar ese salto tan raro por estas pampas, que hasta parece traído de las sierras cordobesas.

 

Muchos por desinformación, otros por conservadurismo o por no querer entrar en discusión hacen oídos sordos a los vecinos que reconocen la necesidad de actuar en el territorio, con una obra demorada en años, pero que contemple el mantenimiento de la cascada que hoy corre peligro.

Una sociedad sin identidad, es una sociedad vacía, sin historia, sin los símbolos que la diferencian y destaquen del resto.

 

A días de la licitación y apertura de sobres (con llamativa aceleración de los tiempos), me pregunto qué valor primará más a la hora de avalar una obra en nombre del “progreso”. Creo en los valores que la propia gente le da a su entorno más inmediato y como arquitecta conozco más de un ejemplo donde el sentido común de la gente del lugar demostró ser más que el conocimiento de muchos especialistas.

 

Muchas veces se recurre a la memoria de años de desbordes e inundaciones para justificar este proyecto, sin embargo, en las propias palabras de quienes lo presentan, se termina aclarado que aquí el objetivo siempre ha sido parar la erosión que produce el constante corrimiento de la cascada, y no las inundaciones.  Por esto creo conveniente volver a pensar en el concepto de “sustentabilidad” que debería estar presente en toda acción sobre el medio en el que habitamos. Los proyectos que contemplen este tipo de necesidades existen ya hace años y no suponen la pérdida de mucho más tiempo.

 

Como comencé diciendo al principio, toda intervención en el territorio, supone siempre proyectos alternativos, donde distintos factores entran en juego. Me pregunto en este caso, si el económico puede estar por encima de los valores que hacen a un pueblo. Creo que esa es la diferencia entre progreso o retraso. Y eso, dependerá de hasta donde elegimos nosotros comprometernos con nuestro futuro. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square